La distancia justa

Productividad es todo eso que pasa mientras haces una lista de tareas

Hace poco, he empezado a usar el bullet journal (en castellano antiguo: diario de chirimbolos) para organizar mis tareas. El humilde sistema analógico de la libreta-calendario se ha puesto de moda en plena era digital, y quiero saber por qué. Ryder Carroll, un diseñador de producto digital afincado en Brooklyn, Nueva York, le ha dado una vuelta minimalista al método de toda la vida de llevar una lista de tareas hechas y por hacer. La idea es muy simple: hay tres tipos de chirimbolos en la lista, las tareas (marcadas con puntos), los eventos (círculos) y las notas (guiones). Estas actividades se distribuyen en tres tipos de calendario, uno semestral, otro mensual y otro diario. El método promete una visión panorámica de la planificación productiva y una actitud enfocada en lo que es relevante. El creador del bullet journal ha conseguido que su vídeo explicando el sistema tenga más 10 millones de visitas en Youtube cuando escribo este post. Ha publicado un libro y ha patentado un diseño para el bullet journal, y vende ambos productos desde su sitio web. Si pones la etiqueta #bulletjournal en Instagram, te toparás con más de 4 millones de publicaciones de fans del método compartiendo sus adaptaciones personales. Por lo que se ve, una tarea, para ellos, debe ser eso que hacen cuando no están decorando su bullet journal. The Wall Street Journal se ha preguntado por qué es tan adictivo para los millennials, especialmente, los que trabajan en industrias digitales, y Quartz le ha dedicado una de sus Obsesiones. Las ventas del fabricante de cuadernos Moleskine fueron de 145 millones de dólares en 2016, y las de Leuchturm, su competidor, de 60 millones en 2017, coincidiendo con la expansión del método del señor Carroll.

No hay ninguna razón por la que el periodismo en un mundo digitalizado no pueda seguir el método científico, que tiene en la atribución de las fuentes uno de sus pilares

Quiero comprobar cómo se integra un método analógico como el bullet journal en una forma de vida digital como la del periodismo. En Europa Rup usábamos, hasta ahora, solo herramientas digitales de productividad. Los proyectos los organizamos en los esprints de la metodología agile con Asana. Google Calendar es nuestra agenda. Usamos Slack como hub de comunicación entre nosotros, y así no tenemos los mensajes, notificaciones y documentos dispersos por Whatsapp, email, Google Drive, Google Calendar y Asana, sino todo integrado en una misma plataforma. Lo que estoy aprendiendo, después de dos semanas usando una libreta y siguiendo el sistema del bullet journal, es que sí que puede aportar una visión panorámica, complementaria, de los hitos y del rumbo estratégico de la producción durante uno o más semestres. Mi escepticismo se mantiene, eso sí, por la posibilidad de que, al final, la planificación consuma demasiado tiempo en una agenda cambiante como, por naturaleza, es la agenda de un medio de noticias. Puede que sí tenga sentido en un medio con un foco pequeño, como Europa Rup, que solo cubre temas de ciencia, innovación y economía del conocimiento en una zona geográfica y culturalmente delimitada, como las regiones ultraperiféricas de la Unión Europea. Con un foco así, estamos aprendiendo que es posible producir historias con un ciclo de vida más largo, y por tanto, también es posible seguir métodos de organización del trabajo adaptados desde otras industrias de bienes y servicios y desde la gestión de proyectos académicos y de investigación. No hay ninguna razón por la que el periodismo en un mundo digitalizado no pueda seguir el método científico, que tiene en la atribución de las fuentes uno de sus pilares. “La transparencia es la nueva objetividad” del periodismo, como siempre lo ha sido del método científico, según la famosa frase de David Weinberger, uno de los autores del manifiesto Cluetrain, hoy profesor en Harvard.


En todo caso, detrás de la tendencia humana a hacer listas de tareas, listas de verificación (checklist) y listas de casi todo hay algo más que el apetito existencial detectado por Umberto Eco: “Nos gustan las listas porque no queremos morir”, dijo el novelista y profesor de Semiótica en una entrevista con la revista alemana Der Spiegel, publicada en 2009. Es posible, pero también las hacemos porque la productividad importa. Aumentarla nos ayuda a vivir mejor nuestras vidas, creando tiempo para otras actividades distintas del trabajo. Es una forma de derrotar a la muerte, dándole sentido a todo lo que ocurre antes de ella. La productividad será cada vez más relevante en un mundo en el que el trabajo se está transformando por la automatización de los procesos, la polarización entre trabajos muy cualificados y poco cualificados que es fuente de nuevas desigualdades de ingresos, o la emergencia de nuevas industrias, algunas de ellas inopinadas hace veinte o treinta años, como las energías renovables o la industria del cannabis al calor de la legalización en Canadá, Estados Unidos, Uruguay –y, muy pronto, en el resto del mundo. ¿Por qué no una floreciente industria del cannabis en las regiones ultraperiféricas –especialmente dotadas para su cultivo y transformación– con nuevos profesionales cualificados que se hayan especializado en sus universidades? La productividad en las regiones ultraperiféricas está creciendo. La competitividad es el camino más corto a la convergencia con el nivel de vida europeo, y la productividad es el mejor indicador para medirlo. En Guadalupe, Martinica, La Reunión y Guayana, la productividad por hora trabajada ya es mayor que en la media de los Estados Miembros de la UE. Mayotte ya ha superado a Canarias, que se comporta como un caso aparte en la tendencia de las RUP, separándose de la tendencia de la productividad a crecer en la Unión Europea y, por tanto, perdiendo competitividad y calidad de vida para sus residentes. Hay tarea por delante. ¿Hacemos una lista?

- Anuncio -
V. Rodríguez | Europa Ruphttp://www.europarup.com
Colaborador senior en Europa Rup, siguiendo la economía y la innovación en las regiones ultraperiféricas de la Unión Europea. Senior contributor at Europa Rup, covering economics and innovation in EU Outermost Regions.

El blog de la Redacción de Europa Rup. Su título alude a la doctrina de la distancia justa, acuñada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea al definir, en una sentencia de 2015, el lugar de las regiones ultraperiféricas en el Derecho europeo: una "distancia justa", vino a decir el Tribunal, entre los fueros de estos territorios singulares y las normas de la Unión. Antes que una latitud fija, la distancia justa de las regiones ultraperiféricas de la Unión Europea es una modulación del Derecho europeo. Modular la distancia justa de las RUP es un mandato del artículo 349 del Tratado de Funcionamiento al Consejo, y por lo tanto, un asunto abierto a la negociación política permanente entre las regiones, los Estados Miembros y las instituciones de la UE, según estableció el Tribunal. En este blog, observamos las decisiones políticas que trazan el lugar de las RUP en el proyecto europeo. Ni muy cerca ni muy lejos de las noticias de la actualidad, entre el análisis y el comentario, el blog busca su propia distancia justa desde la que preguntarse qué aportan a Europa, y qué necesitan de ella, los europeos de los territorios más excéntricos y lejanos. (Fotografía: © Lin Mei en Unsplash).

Selección de Europa Rup

Richard Clouet: «The universities of the outermost regions are ready to work together»

Campus RUP, the alliance of seven universities in the outermost regions, opts to be recognized as a European University. The Vice Chancellor for International Relations of the ULPGC sees university and scientific cooperation in the EU-RUP space as an irreversible fact.

Inteligencia artificial contra los incendios forestales

Investigadores españoles desarrollan un programa que mide el peligro potencial y evalúa su impacto económico en un territorio.

Productividad es todo eso que pasa mientras haces una lista de tareas

La eclosión del 'bullet journal' y la productividad en las regiones ultraperiféricas de la Unión Europea.