Menos recursos y menos personas para innovación en las Rup

Eurostat publica su libro regional de 2018. Un análisis de la estructura del I+D en la UE revela que las regiones insulares y lejanas aún no están preparadas para la estrategia de la innovación

Especialización e innovación definen la visión estratégica de la Unión Europea para las regiones ultraperiféricas. Un análisis de la inversión y los recursos humanos dedicados a la innovación científica y técnica revela, por un lado, condiciones desiguales entre estos territorios y, en general, un deterioro del entorno para investigar e inventar durante los últimos años, coincidiendo con la fase aguda de la crisis económica global. 

Eurostat ha publicado recientemente la edición de 2018 de su libro anual de estadísticas regionales. Esto es lo que muestran los últimos datos disponibles sobre la estructura financiera y humana de la investigación científica y técnica en las regiones ultraperiféricas.

La intensidad de la inversión en I+D en los territorios Rup es de las más bajas de la Unión Europea. En Madeira, Azores y Canarias, por ejemplo, los recursos dedicados a innovación no llegan al 0,5% del PIB. El esfuerzo no es mucho mayor en Martinica, Guyana, Réunion, Mayotte o Guadalupe, donde no supera el 1%. Son resultados muy alejados del 3% del PIB marcado como objetivo por la UE para 2020. Están a una distancia aún mayor de las regiones europeas que más dedican a innovación: Braunschweig, Alemania (9,5% del PIB), Brabant Wallon, Bélgica (6,54%) o Stuttgart, Alemania (6,24%).

La inversión en I+D aumentó en la UE-28, pasando de 516 euros por habitante en 2011, a 593 euros en 2015. Sin embargo, la inversión por habitante en I+D se ha reducido en los territorios de la Unión Europea insulares y alejados. Eurostat solo muestra datos de inversión por residente disponibles de Canarias, Azores y Madeira. Entre 2011 y 2015, la inversión en I+D solo ha aumentado en Madeira, mientras se reducía en Canarias y Azores. 

Otro dato significativo aparece al poner el foco en el esfuerzo inversor de los distintos sectores. El peso relativo del sector privado en la innovación es muy bajo, comparado con el del sector público y las universidades. La mayor intensidad se da en Canarias, con un gasto de 17 por habitante en el sector privado, muy por debajo de los 362 euros en el conjunto de la UE-28.

Asociado a una menor inversión en I+D, aparece el dato de la reducción del número de investigadores en las regiones ultraperiféricas. 

Mientras el personal en tareas de innovación aumentó en la UE-28 entre 2011 y 2015, pasando de 2,6 millones a 2,9 millones, en Canarias y Azores se redujo, y solo en Madeira se incrementó. Las mujeres ya representan aproximadamente la mitad de los puestos activos en I+D en las regiones ultraperiféricas.

La estructura humana de la innovación se aclara aún más al observar el número de personas empleadas en ciencia y tecnología, y el de ingenieros y científicos en las regiones ultraperiféricas.

La Unión Europea tiene a 21 de cada 100 personas activas con un título superior trabajando en el campo de la ciencia y la tecnología. En la Europa ultraperiférica, esa proporción oscila entre el 13% en Mayotte y Canarias, y el 17% en Guyana.

Ingenieros y científicos profesionales representan el 7,2% de la población activa en la Unión Europea. En las Rup, el panorama es el siguiente:

Una mirada a la formación científico-técnica de la población de estos territorios descubre algunas ineficiencias. En algunas regiones, como Canarias, 32 de cada cien personas activas tienen un título superior, de Grado, Licenciado, Máster o Doctor. Sin embargo, solo 13 de cada 100 se dedican profesionalmente a la investigación científica y tecnológica.  

Europa Rup recomienda

Postal desde Katowice

Acuerdo en la conferencia sobre el clima; el boom de los instrumentos financieros de la política de cohesión; exenciones del "octroi de mer" en las rup francesas.

Postcard from Katowice

Agreement at the climate conference; the boom in the financial instruments of cohesion policy; exemptions of the "octroi de mer" in the French outermost regions.