La offshore ya representa 5 de cada 10 empleos en energía eólica en la UE

-

Los puestos a tiempo completo han pasado de 20.000 en 2008 a 210.000 en 2018, según el nuevo informe de la Comisión Europea sobre economía azul

Read in English.

LA CAPACIDAD de la energía eólica offshore instalada en la Unión Europea llegó a los 18,5 gigavatios a finales de 2018. Siete años antes, en 2011, la potencia era de 4,5 gigavatios. La intensidad de este despliegue ha ido acompañada de un fuerte crecimiento del empleo. En 2018, las actividades de la energía eólica marina –investigación, fabricación, operaciones y mantenimiento– superaron a las de la terrestre en número de puestos directos a tiempo completo. El empleo en instalaciones offshore ha pasado de 20.000 a 210.000 personas, entre 2008 y 2018. El 51% de todos los trabajos en energía eólica en la Unión Europea ya se desarrolla en el subsector marino.


Todos los datos están extraídos del segundo Informe sobre Economía Azul en la Unión Europea, presentado el 16 de mayo de 2019 en Lisboa por la Comisión, con motivo del Día Europeo del Mar. El informe ha sido elaborado conjuntamente por la Dirección General de Asuntos Marítimos y Pesqueros y el Joint Research Centre, el think tank de cabecera de la propia Comisión para el análisis económico y de políticas públicas. La edición de 2019 aporta, entre otras novedades, datos de más calidad en industrias emergentes cuyo soporte estadístico es aún precario, como son, entre otros, los casos de la energía renovable, la desalinización o la bioeconomía azul.

La estrategia de la Unión Europea sobre economía azul combina el enfoque conservacionista de los mares y océanos y de su capital natural, con el aprovechamiento de todo su potencial económico, científico e innovador. El comisario europeo de Asuntos Marítimos y Pesqueros, Karmenu Vella, lo ha resumido así: “Una coordinación del potencial del planeta azul con la planificación del planeta verde”.

El Brexit alterará el liderazgo de la UE en la energía eólica offshore. Tendrá un impacto directo en la investigación, el desarrollo y el comercio de tecnología con las islas británicas, desde regiones productoras de innovación azul, como las RUP

El 45% de la población europea –214 millones de personas– vive en regiones costeras, cuya aportación a la riqueza es el 42,8% del PIB de la UE. Las regiones de la cuenca atlántica, entre las que se encuentran siete de las nueve regiones ultraperiféricas, aportan 3 billones de euros, el 20% del PIB de la UE.


El informe refleja el intenso crecimiento de la energía eólica offshore en la UE. Según una estimación del Banco Europeo de Inversiones, diez millones de hogares europeos ya son abastecidos por la electricidad generada desde parques eólicos marinos. El 10% de la capacidad de energía eólica instalada en la Unión es offshore. En 2016, 11 de cada 100 nuevas instalaciones de energía eólica eran offshore. A finales de 2018, ya eran 23 de cada 100.

La offshore europea representa el 91% de la potencia instalada en el mundo. La agregación del bloque europeo esconde, no obstante, el hecho de que es el Reino Unido quien de verdad lidera el despliegue de esta tecnología. Es la economía con más capacidad instalada en el mar: un 44% de la energía eólica offshore de toda la UE, seguida de Alemania (34%), Dinamarca (7%), Bélgica (6,4%) y Holanda (6%). El Brexit alteraría el liderazgo de la UE en este campo y tendría un impacto directo en la investigación, el desarrollo y el comercio de tecnología eólica con las islas británicas, desde regiones productoras de innovación azul, como las RUP.


Ha hecho falta una inversión de 67.000 millones de euros, desde 2011, para llegar a los 18,5 gigavatios de capacidad actual de la energía eólica offshore. El coste por megawatio entre 2011 y 2017 ha sido de 3,6 millones de euros. A finales de 2018, se ha reducido a 2,43 millones de euros. El informe de la Comisión estima que la reducción del coste de la tecnología y las políticas de decarbonización acelerarán “en el corto-medio plazo” el despliegue de parques eólicos marinos.

Si la instalación de nueva capacidad ha estado aumentando a un ritmo de 2,5 gigavatios al año entre 2011 y 2018, la Comisión estima que, hacia 2045, el ritmo de despliegue aumentará a entre 12,5 y 20 gigavatios por año en la Unión Europea.

La mitad de la inversión en energía eólica en Europa ya es para instalaciones offshore. El efecto en el mercado laboral es evidente. La tecnología eólica offshore emplea actualmente a 210.000 personas en la Unión Europea, 190.000 más que hace diez años.

Cada megavatio de capacidad instalada ha generado 11 empleos entre 2011 y 2016. La Comisión indica, a modo de ilustración, que un parque eólico marino de 500 megavatios está asociado a la creación de 5.500  puestos de trabajo a tiempo completo. El 60% se dedica a la manufactura de turbinas, aspas de molino, torres y otros componentes, y el 24%, a operaciones y mantenimiento.

La Comisión Europea menciona a Canarias por el “valor añadido” de sus universidades en la estrategia de especialización en nichos de innovación azul “con un alto potencial”

El informe de la Comisión observa una tendencia al despliegue de instalaciones flotantes. Aproximadamente, el 80% de la offshore disponible a finales de 2018 en la Unión Europea está en aguas de más de 60 metros de profundidad, lo que encarece notablemente la instalación mediante plataformas fijas en el lecho marino. Este tipo de instalaciones está dejando paso a plataformas flotantes, más baratas y de menor impacto medioambiental. Las instalaciones flotantes tienen actualmente una capacidad instalada de 30 megavatios en la Unión Europea. Entre 2019 y 2021, hay programados nuevos despliegues con una potencia total de 210 megavatios. 25 de estos se instalarán en plataformas flotantes en Canarias y otros 100, en regiones francesas, según recoge la Comisión en su informe sobre economía azul. La región ultraperiférica de Canarias es uno de los lugares donde se está investigando en tecnología flotante de energía eólica.

EL PAPEL DE LAS UNIVERSIDADES RUP

La estrategia de especialización inteligente refuerza las ventajas competitivas de una región en las distintas industrias de la economía azul. El informe de la Comisión menciona el caso de Canarias por el “valor añadido” que aportan sus universidades al desarrollo de su propia estrategia de especialización. Las universidades y centros públicos y privados de I+D desempeñan “un papel relevante de apoyo a la innovación de la economía regional”, observa la Comisión.

En las RUP, como Canarias, “son esenciales” la investigación aplicada y las plataformas tecnológicas donde probar prototipos, tanto para los sectores maduros de la economía azul, como el turismo y los astilleros de construcción y reparación de buques, como para “posicionar” estos territorios en “nichos de innovación con alto potencial”, como las energías marinas –eólica, olas y corrientes– “a través de estrategias internacionales de partenariado con centros de investigación e industrias” –observa la Comisión.

La economía azul da empleo a 757.500 personas en España, la mayoría en sectores consolidados, como el turismo costero, la pesca y la acuicultura, la construcción de buques, el transporte marítimo o los servicios portuarios. En Francia, el Estado Miembro de la UE con cinco regiones ultraperiféricas, el empleo asociado a la economía azul asciende a 367.500 personas, y en Portugal, con soberanía en Azores y Madeira, a 180.000.

V. Rodríguez | Europa Ruphttp://www.europarup.com
Periodista senior en Europa Rup, siguiendo la economía y la innovación en las regiones ultraperiféricas de la Unión Europea. Senior reporter at Europa Rup, covering economics and innovation in EU Outermost Regions.

Europa Rup recomienda

Tradition wrapped in the future

The University of La Laguna contributes to the Campus RUP alliance two centuries of experience in Higher Education, a library of 700,000 volumes with an ancient treasure of 20,000 titles and an Institute of Astrophysics of international reference. Its new rector, Rosa Aguilar, will promote the physical and virtual mobility of more than 10,000 students through the universities of the EU-RUP area.

Richard Clouet: “Cada RUP es la última frontera de la UE y el nexo necesario con otros continentes”

El vicerrector de Internacionzalización y Cooperación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Richard Clouet, sostiene que Campus RUP es una oportunidad, tanto para las regiones ultraperiféricas como para la Unión Europea. Estas son sus respuestas al cuestionario de Europa Rup.

Richard Clouet: «Each OR is the last frontier of the EU and the necessary nexus with other continents»

The Vice Chancellor of Internationalization and Cooperation of the University of Las Palmas de Gran Canaria, Richard Clouet, argues that Campus RUP is an opportunity, both for the outermost regions and for the European Union. These are his answers to the Europa Rup questionnaire.

Universidad del mar entre tres continentes

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria produce ciencia marino-marítima de excelencia. Destaca además en economía de la salud, logística y transportes, energías renovables y turismo. Su Parque Científico y Tecnológico, su experiencia en programas internacionales y los lazos de Canarias con Europa, África y América fortalecen el proyecto Campus RUP. Siete universidades de regiones ultraperiféricas ofrecen un campus de ultramar a la primera convocatoria de la Iniciativa Universidades Europeas.