La energía por olas y mareas está lista para despegar

La Unión Europea llegará a los 5 GW de potencia instalada en plataformas oceánicas, de aquí a 2030

Read in English.

EL DESPLIEGUE de capacidad eléctrica por la energía del océano se multiplicará en la Unión Europea por 90 en los próximos diez años. A finales de 2018, la potencia instalada en tecnología de generación eléctrica por olas y mareas en la UE era de 38,9 megavatios (MW), el 69,7% de la capacidad de esta tecnología en todo el planeta. Para 2030, la Comisión Europea estima que habrá una potencia instalada de 5 gigavatios (GW) en las economías europeas, una intensificación movida por la aceleración tecnológica, las políticas de decarbonización de la zona y una inversión esperada de 18.000 millones de euros.

El pronóstico sobre el desarrollo de la energía oceánica aparece en el segundo informe de la Comisión Europea y el Joint Research Centre sobre economía azul. Se publicó el 16 de mayo de 2019, coincidiendo con la conferencia del Día Europeo del Mar celebrada en Lisboa. Para la Unión Europea, la economía azul “es indispensable para nuestra prosperidad y nuestro bienestar en el futuro”, según ha señalado Karmenu Vella, el comisario europeo de Asuntos Marítimos y Pesqueros.

Los sectores maduros de la economía azul, como el turismo costero, la construcción y reparación de buques, los servicios portuarios, la acuicultura, la extracción de gas y petróleo o el transporte marítimo, aportan a la UE un valor añadido anual de 180.000 millones de euros y dan empleo a más de cuatro millones de personas, según los datos de 2017 indicados por la Comisión Europea en su informe.

Europa es un exportador neto de tecnología de energía oceánica. Sus investigadores están “bien posicionados para explotar el crecimiento del sector a escala global”, según constata la Comisión

Junto a estas actividades tradicionales, emergen otras como la energía eólica offshore, la energía oceánica, la biotecnología azul, los servicios asociados a ecosistemas marinos protegidos o la planificación espacial de mares y océanos que forman una nueva economía azul en la que el crecimiento y la preservación del capital natural del océano van de la mano.

La estrategia de la UE sobre el mar se recoge en una Directiva Marco cuyo objetivo es “asegurar que un alto crecimiento económico” está directamente relacionado con “la preservación de nuestros mares y de sus recursos para las próximas generaciones”, según ha explicado el señor Vella.

En el campo de las energías limpias en el mar –eólica offshore y oceánica por olas y corrientes– la Unión Europea está a la cabeza en investigación en tecnología y capacidad instalada. El 58% de los desarrolladores de tecnología de energía de corrientes marinas y el 61% de los de energía de olas está establecido en la Unión Europea, según recoge el informe de 2019 sobre economía azul elaborado por la Comisión Europea y el JRC.

Mucha de la tecnología del subsector de la energía del océano –por olas y por corrientes– está en fase de I+D. Entre 2003 y 2017, la inversión total acumulada en estas actividades ha sido de 3.500 millones de euros en la Unión Europea. De esta cantidad, 2.800 millones han sido aportados por el sector privado. “Hemos observado un interés creciente desde 2008” [en la energía oceánica], anota la Comisión en su informe. A falta de registros estadísticos en una industria tan nueva, el informe estima en más de 674 compañías de I+D, 430 compañías de suministros y 2.250 empleos la dimensión de este subsector en la actualidad.

EL COSTE DEL CAMBIO CLIMÁTICO

El 50% de las patentes de energía oceánica en la Unión Europea son de tecnología de olas, el 45% corresponde a tecnología de corrientes, el 3%, a columnas de agua, y el 2%, a conversión de energía termal oceánica. Los desarrolladores europeos están protegiendo sus inventos en todos los mercados oceánicos clave fuera de la UE, como los Estados Unidos, China, Japón y Corea. En el campo de las patentes registradas en mercados internacionales, la Unión Europea es líder mundial. Europa es un exportador neto de tecnología de energía oceánica. Sus investigadores están “bien posicionados para explotar el crecimiento del sector a escala global”, según constata la Comisión.

La Unión Europea ha invertido 440 millones de euros entre 2007 y 2018 en proyectos que desarrollan tecnología para convertir, transportar y almacenar la energía de las olas y corrientes marinas. Su impulso ha movilizado 900 millones de fuentes públicas y privadas para esta emergente industria, según indica la Comisión. Algunos de estos proyectos se están desarrollando en regiones ultraperiféricas, como es el caso de investigaciones y prototipos de Plocan y EnerOcean en las Islas Canarias.

La investigación en nuevas fuentes de energía en el mar es una carrera contra reloj, por el avance del calentamiento global. La Comisión estima entre 12.000 y 40.000 millones de euros el impacto económico del cambio climático en 2050. Entre 500.000 y 740.000 ciudadanos de la UE se verán afectados directamente. La Unión Europea es la región del mundo que más está invirtiendo en el desarrollo de energías limpias en el mar. Solo a través de los instrumentos financieros del Banco Europeo de Inversiones, se ha aportado 20.000 millones de euros a la economía azul en los últimos diez años, según ilustra el informe de la Comisión Europea.

Selección de Europa Rup

Tasa turística: el panorama en la Unión Europea

Se paga en diecinueve Estados Miembros y en cinco de las nueve regiones ultraperiféricas.

La Comisión denuncia a España por los planes de riesgo de inundación en Canarias

Tuvo de plazo entre 2007 y 2015 para presentarlos.

Científicos sin fronteras

Tendencias de la colaboración internacional en la investigación.