Ángulos ciegos de la biodiversidad

-

La escasa evaluación de los ecosistemas en las regiones Rup

Las regiones ultraperiféricas y los territorios de ultramar poseen más del 70% de la biodiversidad de la Unión Europea. Juntas, estas tierras dispersas en el mundo –islas en su mayoría– suman la mayor Zona Económica Exclusiva del planeta, una superficie de 15 millones de kilómetros cuadrados de mar que incluye el 20% de los arrecifes de coral del mundo y bancos de peces indispensables en la dieta humana. El conocimiento de este enorme patrimonio ha avanzado de manera desigual. Hoy se sabe mucho de las especies, pero relativamente poco del estado de los ecosistemas y de los beneficios que aportan a una escala local, nacional y global. Con estos ángulos ciegos, será más difícil planificar su conservación y su aprovechamiento sostenible. La Estrategia europea sobre Biodiversidad topa en estas regiones con una relativa escasez de información sobre el estado de sus ecosistemas. Es una de las principales conclusiones de un artículo publicado en junio de 2018 en la revista científica One Ecosystem con el título “Hotspots of biodiversity and ecosystem services: the Outermost Regions and Overseas Countries and Territories of the European Union”. Sus autores, Ina Maren Sieber (Universidad Leibniz, de Hannover), Paulo Av. Borges (Universidad de las Azores) y Benjamín Bukhard (Centro Leibniz para la Investigación del Paisaje Agrícola, Müncheberg) señalan que “solo unos pocos estudios han identificado o definido efectivamente los bienes y los servicios derivados de los ecosistemas, y solo una fracción de estas publicaciones ha mapeado o cuantificado esos beneficios de los ecosistemas” de las regiones ultraperiféricas y los territorios de ultramar de la Unión Europea.

El artículo es un meta análisis de publicaciones científicas en inglés y de documentos preparatorios de política sobre biodiversidad en las regiones ultraperiféricas y los territorios de ultramar. Se monitorizaron 1.030 referencias publicadas entre 1991 y 2017. La mayoría de ellas (562) son estudios de “estructuras del paisaje o de procesos, compilaciones taxonómicas, descripciones de paisajes o de individuos, y a menudo, estudios de especies endémicas”. Solo un 20% (161 referencias) de los papers controlados “mapean y evalúan los servicios y los beneficios que los ecosistemas proporcionan”.

La riqueza (natural) de las naciones

El enfoque en la cuantificación de los beneficios de los ecosistemas se conoce en la comunidad científica como “servicios del ecosistema”, o ES en sus siglas en inglés. La contribución de un ecosistema al desarrollo se manifiesta en diferentes beneficios a escala local y global: provisión de alimentos, polinización natural, desarrollo de energías limpias, turismo. En su Estrategia sobre Biodiversidad hacia 2020, la Unión Europea declara –Objetivo 2, Acción 5– que todos los Estados Miembros “mapearán y evaluarán el estado de los ecosistemas y de sus servicios en sus territorios nacionales hacia 2014, evaluarán el valor económico de estos servicios y promocionarán la integración de estos valores en sistemas cuantificables y transparentes a nivel europeo y nacional antes de que acabe 2020”.

Con el cambio climático en marcha, el conocimiento de los servicios de los ecosistemas es “un instrumento adecuado para promover la protección de los hábitats costeros” y las defensas naturales –señalan los autores del trabajo publicado en One Ecosystem. El mapeado y la evaluación de los servicios de los ecosistemas “puede erigir sistemas de alerta temprana, revelar desajustes en la oferta y demanda de los bienes y servicios que proporcionan los ecosistemas y reducir la vulnerabilidad de las áreas de ultramar de la Unión Europea”.

Antes de 2005 –se observó en el meta análisis–, los trabajos enfocados en identificar y valorar los beneficios de los ecosistemas “eran casi inexistentes”. El primer impulso de este tipo de investigaciones coincide con el lanzamiento de la primera Evaluación de los Ecosistemas del Milenio (MEAS, en sus siglas en inglés) por la ONU en 2005. El segundo impulso del mapeado y la evaluación de los ecosistemas de las regiones Rup y los territorios de ultramar se da en 2010, “el año en el cual la Unión Europea empieza a invertir en programas de ultramar como el NetBiome y el EU Best” –señalan los autores del artículo.

Las 161 referencias de mapeado y evaluación de los servicios de los ecosistemas controladas en el meta análisis cubren 25 de las 34 regiones ultraperiféricas y territorios de ultramar de la Unión Europea. Sesenta trabajos están dedicados a los territorios europeos en el Caribe. Otros 39 estudian los ecosistemas de las regiones y departamentos europeos en el Pacífico. Los archipiélagos de La Macaronesia recibieron la atención de 29 estudios y las islas de La Réunion y Mayotte, en el Océano Índico fueron objeto de otros 32. La Amazonia, con la Guyana francesa como territorio europeo en la zona, está representada en siete mapeos y evaluaciones de los beneficios económicos y sociales de los ecosistemas.

One Ecosystem
© Sieber I, Borges P, Burkhard B (2018), «Hotspots of biodiversity and ecosystem services: the Outermost Regions and Overseas Countries and Territories of the European Union». One Ecosystem 3: e24719.

Pequeños territorios, grandes tesoros

Los autores del artículo anotan que esperaban “un mayor número de estudios” sobre los ecosistemas de las regiones ultraperiféricas, “debido a sus lazos legislativos y administrativos con los Estados Miembros de la UE”, más estrechos que los de los territorios de ultramar.

Proponen una explicación de la escasez de estudios de mapeado y evaluación de los ecosistemas basada en tres factores: en primer lugar, el hecho de que los esfuerzos en este tipo de investigaciones “generalmente tienen lugar a una escala local, y se sitúan en el nivel de las políticas públicas en mayor medida que en el nivel de los estudios científicos”. Esto explicaría la escasez de literatura revisada por pares de la comunidad científica.

En segundo lugar, “la lejanía y el pequeño tamaño de la mayoría de las regiones se impone a la importancia que las regiones ultraperiféricas y los territorios de ultramar” tienen como tesoros de la biodiversidad de la Unión Europea. Su impacto en términos de beneficios económicos aún se considera pequeño, de modo que la coordinación de esfuerzos es aún la excepción. No hay, por ejemplo, bases de datos que compilen la literatura disponible sobre el mapeado y la evaluación de los servicios de los ecosistemas.

En tercer lugar, “los datos disponibles y el esfuerzo en investigación son aún escasos en las regiones ultraperiféricas y los territorios de ultramar”. Mientras que la Europa continental provee mapas detallados de sus ecosistemas, “las áreas de la Europa de ultramar están mucho menos exploradas” y la obtención de datos a una escala insular sigue siendo demasiado cara.

“Nuestros resultados muestran que solo donde se ha logrado involucrar a las universidades en el mapeado y la evaluación de los servicios de los ecosistemas, el trabajo de campo y la recolección de datos”, el esfuerzo ha empezado a dar frutos, como en las Azores o en Bonaire y San Eustasio, territorios del Caribe holandés.

Se necesita un mayor esfuerzo para aclarar los ángulos ciegos o brechas de conocimiento en la evaluación de los servicios de los ecosistemas de la Europa de ultramar, donde se concentra el 70% de la biodiversidad de toda la Unión –concluyen los autores del meta análisis.

En concreto, invitan a desarrollar “una aproximación más flexible para el mapeado y la valoración de los servicios de los ecosistemas de los territorios de ultramar, incluyendo a investigadores de múltiples disciplinas y sectores para proporcionar una visión panorámica del estado de la biodiversidad, los ecosistemas y los servicios que estos proporcionan” a la comunidad.

Para alcanzar el objetivo de la Estrategia europea sobre Biodiversidad, se requieren “acciones urgentes” en los territorios ultraperiféricos y de ultramar, donde “la sobreexplotación de los recursos naturales y la degradación de los hábitats por especies invasoras prosigue inalterable”.

Europa Rup
Europa Rup distribuye noticias sobre políticas de la Unión Europea para las regiones ultraperiféricas. Europa Rup is a news outlet. We cover EU policies for its outermost regions.

Europa Rup recomienda

Tradition wrapped in the future

The University of La Laguna contributes to the Campus RUP alliance two centuries of experience in Higher Education, a library of 700,000 volumes with an ancient treasure of 20,000 titles and an Institute of Astrophysics of international reference. Its new rector, Rosa Aguilar, will promote the physical and virtual mobility of more than 10,000 students through the universities of the EU-RUP area.

Richard Clouet: “Cada RUP es la última frontera de la UE y el nexo necesario con otros continentes”

El vicerrector de Internacionzalización y Cooperación de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Richard Clouet, sostiene que Campus RUP es una oportunidad, tanto para las regiones ultraperiféricas como para la Unión Europea. Estas son sus respuestas al cuestionario de Europa Rup.

Richard Clouet: «Each OR is the last frontier of the EU and the necessary nexus with other continents»

The Vice Chancellor of Internationalization and Cooperation of the University of Las Palmas de Gran Canaria, Richard Clouet, argues that Campus RUP is an opportunity, both for the outermost regions and for the European Union. These are his answers to the Europa Rup questionnaire.

Universidad del mar entre tres continentes

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria produce ciencia marino-marítima de excelencia. Destaca además en economía de la salud, logística y transportes, energías renovables y turismo. Su Parque Científico y Tecnológico, su experiencia en programas internacionales y los lazos de Canarias con Europa, África y América fortalecen el proyecto Campus RUP. Siete universidades de regiones ultraperiféricas ofrecen un campus de ultramar a la primera convocatoria de la Iniciativa Universidades Europeas.